Las bodas en el cine

En el mundo define podemos encontrar toda una gran cantidad de temas elegidos: podemos ver una película de guerra, de fantasmas, de desastres, o, las mayoritarias, las de amor. Unas funcionan mejor que otras pero, sin ningún tipo de duda, las que más nos llaman la atención son aquellas de bodas. Y es que nos encontramos con unas botas increíbles en donde está pensado hasta el más mínimo detalle: que si los motivos florales de la Iglesia, que si la perfección de la fotografía para bodas, la correcta selección del menú en el convite, o cualquier otro aspecto relacionado.

 Y es que, uno de los principales motivos que nos hacen sentirnos tan interesados por este tipo de boda es, precisamente, que a nosotros nos gustaría tener algo igual. Y es que, como estamos hablando de algo que pertenece a la afición, no suele haber límite de presupuesto. Suelen celebrarse bodas al aire libre, en la playa, en la montaña, con toda una serie de detalles personalizados, con convites en donde sobra la comida, con barra libre, con unos trajes idílicos… Pero, para poder animar la trama, siempre nos encontraremos con algún tipo de argumento es hilarante que hará que nos enganchamos a la película desde el primer momento.

 Y es que, cualquier película que se precie, independientemente de si es o no de amor, suele terminar con una buena boda. Como ya se sabe, en teoría la boda debería ser el día más feliz de nuestra vida y, por esta razón, ¿ que mejor manera de terminar una película que con un evento tan feliz que llamara la atención a cualquier tipo de espectador? Por  todas estas razones, las bodas en el cine son algo tan populares.

 Así que, si te vas a casar, deberías de buscar la inspiración que necesitas en el cine.